¿Con qué problema acudió a nosotros el paciente?

El paciente, un varón de 17 años, acudió de urgencia a la clínica tras caerse mientras se duchaba y partirse el incisivo central. Presenta fractura horizontal del diente central, mostrando muchísimo dolor, y fisuras y ligera movilidad a causa del golpe en el diente contralateral.

¿Qué soluciones propusimos?

Tras la exploración inicial y estudio del caso se sigue el siguiente protocolo:

Se valora la situación de la fractura, en que situación sucedió, se realiza Rx periapical y TAC para valorar posible fractura de la raíz del diente o del maxilar que no se vea a simple vista. Se valora si el nervio del diente se encuentra afectado. A veces no es fácil diagnosticar y saber en un plazo corto de tiempo si el nervio se encuentra afectado.

Tras comprobar que no presenta fractura radicular y que no se ha expuesto el nervio de la pieza fracturada, se inmovilizan las piezas, se ponen topes fijos en las muelas para evitar que el paciente cuando cierre la boca choquen los dientes y le duela.

Se modifica los hábitos de alimentación para evitar más trauma sobre la pieza y se coloca un protector sobre el diente para evitar y reducir la sensibilidad de la pieza que se encuentra vital, mandamos mediación oral antiinflamatoria para reducir el dolor y la posible inflamación a consecuencia del golpe.

Con el fragmento que se ha desprendido, si se ha encontrado, se recomienda mantenerlo hidratado en todo momento en leche desnatada, para mantener las propiedades naturales de los cristales que compone el diente y mantener el color y el brillo del mismo para intentar usar el fragmento para reconstruir la pieza.

¿Por cuál nos decantamos?

En los casos donde hay un trauma, hay veces que no se puede actuar inmediatamente, ya que es posible, sobre todo en dientes jóvenes, que podamos evitar realizar endodoncia en la pieza y podamos mantener su vitalidad. Por lo que se hace un seguimiento muy exhaustivo y con sucesivas visitas al dentista para ver su evolución.

Una vez que descartamos una afectación inmediata del nervio, (la sensibilidad se va reduciendo a lo largo de la primera semana) pasamos a solucionar el problema realizando una reconstrucción estética.

¿Cómo lo llevamos a cabo?

Se pueden hacer de muchas maneras. En caso de que no conservemos el fragmento, se puede optar, según la extensión de la rotura y el color de base del diente, por reconstrucciones estéticas o alguna faceta de porcelana. Se pueden llegar a usar composites mediante técnicas de estratificación con el objetivo de mimetizar y disimular la reconstrucción dándole la naturalidad en forma, tamaño, color y brillo del diente.

En este caso, que tenemos el fragmento, aunque no encaja totalmente con la pieza, ya que no ha sido una línea de fractura limpia, el caso adquiere algo más de complejidad y se realiza la adhesión del fragmento fracturado realizando reconstrucción estética mediante estratificación consiguiendo difuminar y borrar la línea de rotura consiguiendo naturalidad y resistencia del diente.

Proceso en imágenes

¿Cuál fue el resultado final?

En estos casos, es importante el seguimiento que se realiza. Se agenda una serie de citas de seguimiento marcadas en el calendario para estudiar la evolución del caso.

La complicación más frecuente en estos casos es la posible repetición de la fractura con un posible golpe futuro, despegamiento del fragmento, aunque hoy en día con el desarrollo de los materiales y las técnicas conseguimos un alto índice de éxito en la adhesión de los materiales y el cambio de coloración del diente fracturado con el paso del tiempo, en los meses posteriores o incluso a los años, indicativo de que el diente se encuentra necrótico, el diente pierde la vitalidad, al igual que cuando una flor le falta agua se marchita y pierde resistencia, color y brillo natural.

Doctor y equipo que ha realizado el tratamiento.

Clínica: Cuarteles
Doctor: Dr. Obada Balawi
Apoyo: Melanie

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)